De como surge, se desarrolla y triunfa un festival único

Escrito por Carlos Illán Ruiz. Fotos: Antonio Meroño 'Jayam'. 6 de agosto de 2019, martes.

Hay clases de historia e historias con clase. No es lo mismo, pues el orden de los factores sí afecta en este caso. El Cante de las Minas está en el segundo concepto, pues su historia es tan singular como fascinante, como muy bien expuso Salvador Saura en una (condensada) conferencia en la que, por ejemplo, descubrimos que en 2020 cumplirán medio siglo de historia la misa minera y los trovos desde que se estrenaron en el certamen.




Exponer la historia del Festival del Cante de las Minas en 50 minutos es posible. Queda mucho fuera, pero el oyente se queda perfectamente con el concepto de lo que representa y el nivel alcanzado por el certamen unionense.

'La historia del Festival del cante minero. una historia alucinante' fue el título de una conferencia o, mejor dicho, una clase de historia autóctona que bien podría adentrarse en las aulas de nuestros colegios. El ponente fue Salvador Saura, maestro emérito del IES María Cegarra, historiador y un apasionado de esta tierra, además de muy buen comunicador.

Sin embargo, cuando comenzó su oratoria, no se situó en 1960 para hablar del origen del Festival, sino que lo hace mucha más atrás, en el año 1848, cuando se descubre 'el manto de los azules' y llega el 'boom minero' que trajo a numerosas familias andaluzas, recordó. Los mineros mostraban con sus quejíos sus alegrías y tristezas en las minas, tabernas y cafés cantantes, siendo a finales del siglo XIX, a través de mestizajes sonoros, cuando surgen los palos del flamenco.

Salvador Saura recordó que 'Rojo El Alpargatero' es "el alma máter del Cante de las Minas", rindiendo memoria también durante su relato a Juan Abad, Paco El Herrero, Emilia Benito, El Guerrita... El primer concurso de cante flamenco organizado en La Unión se remonta a 1925 (volvió a celebrarse un año más tarde) dentro de las Fiestas del Rosario, siendo ganado por El Fanegas. 

El cante quedó muy 'tocado' en la primera mitad del siglo XX con el final de la I Guerra Minera, lo que generó una crisis de la minería, y el crack de 1929. Valga como ejemplo que 408 minas cerraron en La Unión en 1933. "La mina quedó muda y el cante entró en el olvido".



"La recuperación comienza en 1952 cuando Antonio Wandosel llega a Cartagena y transmite los estilos a Antonio Piñana", expresa Saura, además de señalar como otro momento clave la presencia de la compañía de Juanito Valderrama en La Unión. "Conocedor de los estilos propios de esta tierra, cantó una minera y una cartagenera, sufriendo el rechazo del público, que quería escuchar sus temas más populares. Defraudado, Valderrama se bajó del escenario. Esto llegó a oídos de quien poco después sería alcalde, Esteban Bernal, quien decidió organizar un concurso para evitar que desaparecieran estos cantes", sigue relatando. Tuvo lugar el 13 de octubre de 1961 en la Terraza Argüelles, dentro de las Fiestas del Rosario, siendo Antonio Piñana el ganador de la primera Lámpara Minera.

En la segunda edición pasa a los Jardines Mery y se desvincular de las fiestas de la Patrona, ubicándose en agosto en lugar de octubre. Ahí se fue fraguando durante 16 años, hasta que en el edición XVIII (1978) se estrena en el Antiguo Mercado público. 

Salvador Saura destacó el valor, la importancia y el arte de Eleuterio, Pencho Cros ('el rey de la minera', con tres 'Lámparas' conquistadas) y Encarnación Fernández ('la reina del Cante)', que son "la trinidad unionense del Cante de las Minas". También recordó al padre de esta última, el gran guitarrista Antonio Fernández Fernández y al gran compositor unionense Ramón Perelló, entre otros.

Aportó más datos históricos, como que en 1970 se celebró la misa minera que fue transmitida por Televisión Española y que ese año se incorporó el trovo con un certamen que duró una década, "pasando después a ser una muestra y luego a aparecer de forma intermitente". Señaló el proceso de ampliación de jornadas y trofeos, además de algunos que han sido fugaces, como el de 'Maja Internacional'. Igualmente, recorrió los nombres de los que han logrado la gloria con el concurso, los 'grandes' que han pasado por las galas, los pregoneros (quedó instaurada la figura en 1968), los visitantes ilustres, la proyección internacional...

El Ministerio le dio carácter nacional al Festival de Cante de las Minas en 1969, siendo en 1984 cuando logra la Declaración de Interés Turístico Nacional. Después, en 2001 cruza fronteras hacia el extranjero, siendo en 2006 cuando recibe la Declaración de Interés Turístico Internacional. En el año 2009 surge la Fundación de Cante de las Minas, el mismo año en que se estrenan las actuaciones en el interior de la mina Agrupa Vicenta. Y entre todo el aluvión de datos, Saura destacó la Medalla de Oro de Bellas Artes con el otorgado por doscientos representantes de medios de comunicación como el festival español de mayor proyección exterior.

Salvador Saura concluyó manfiestando que en sus inicios "nadie imaginaba que pudiera alcanzar cotas tan altas" y efectuando un particular homenaje a Asensio Sáez y a Paco Ródenas.

Imprimir