'Bandera roja al bañista y bandera verde a la Benemérita'

Escrito por BUZÓN DE LOS LECTORES. 20 de julio de 2019, sábado.

Un lector de este diario se ha dirigido a nuestor 'Buzón de los lectores' para expresar: "Sin desear entrar en absurdas polémicas, es de reconocer que pese a que se entiende una relación sólida entre los diferentes cuerpos de seguridad, en este caso Policía Local y Guardia Civil, es más que mi deseo mi deber darle el reconocimiento que le creo meritorio a tan benemérito cuerpo que trabaja desde el absoluto anonimato, y del cual al contrario del cuerpo municipal no he leído nada en absoluto ni en redes ni en este diario.


Y es que esta carta es simplemente para reconocer una intervención que, desde la sombra, realizaron dos agentes que se personaron el pasado domingo en las playas de Portman, donde me encontraba con familia tomando el poco sol que se dejaba ver esa calurosa tarde y jugando a las palas, a la pelota o haciendo castillitos de arena, pues la bandera roja prohíbe tajantemente el baño en dichas aguas.

Y es que, aunque esa tarde se sucedía tranquila para el que escribe, no fue lo mismo para el personal socorrista que, menospreciados, insultados y encarados desde el primer momento por más de una veintena de bañistas, intentaban por todos sus medios que dichas personas no se siguieran poniendo en peligro.

Es entonces cuando vimos aproximarse al cuerpo de la policía local, procurando estos solucionar una situación que, tras su marcha, era insostenible. La gente seguía bañándose en unas aguas en las que, ese día, no se podía. Todo ello ante la atónita mirada de unos socorristas que intentaban evitar un mal mayor por la inconsciencia del que, a sabiendas, ya no sólo se pone en peligro a sí mismo sino que da una deleznable lección a sus hijos menores.

La llegada a los pocos minutos de la patrulla de la Guardia Civil puso un punto y final a tan lamentable espectáculo, dos guardias jóvenes con semblante serio pero con la calma que dan los años de servicio o el carácter militar del susodicho procedieron a actuar mientras el socorrista, esta vez, era escuchado. Ya sea por el miedo a una sanción económica o por el respeto que pudiera dar la institución donde, en su momento, sirvió el abuelo del que aquí suscribe y el cual espero que siga vigilando desde el cielo.

Y para terminar, deseo defender la actuación de los voluntarios que trabajaron sin descanso esa tarde, pese a la intervención de los cuerpos policiales, porque se dejaron el alma en que nadie se pudiera poner en peligro. Porque eso es vocación, porque eso es amor a su trabajo.

Sinceramente, un lector".



Hay que indicar nombre completo, DNI y número de teléfono, aunque estos datos no aparecerán en el artículo publicado.

Imprimir