Hubo chaparrón, pero fue de sentimientos hacia la procesión más minera

Escrito por Marian.G - Antonio Meroño 'Jayam' - Juanjo Carrillo. 19 de abril de 2019, viernes.

No llovió y el desfile pasionario del Cristo de los Mineros pudo recorrer la ciudad de La Unión transmitiendo la pasión y muerte de Jesucristo, siendo el colofón las plegarias en forma de saetas que se cantaron ante la iglesia.

'la-union-ciudad-del-cante-y-minera.es' ofrece el vídeo de la procesión completa, el cual está colgado en la sección 'Procesiones de Semana Santa': pinchar aquí

http://www.youtube.com/watch?v=3--dfEahR-g



El Jueves Santo es para La Unión con el desfile pasionario más minero (s.e.u.o.) de España, enriqueciendo las escenas que como una catequesis en la calle transmite una procesión formada por las imágenes de Nuestro Padre Jesús Nazareno, San Juan Evangelista, Virgen Dolorosa y Virgen de la Caridad surgidas de las manos del unionense Paco Conesa y del catalán Rigal, siendo las agrupaciones las encargadas de conservar y lucirlas, además de la asociación de vecinos, que se encarga del trono de la Verónica, que va a ruedas, mientras que los restantes son portados a hombros, dándose la circunstancia de que el Nazareno y la Soledad tienen grupos mixtos de varones y féminas bajo las varas.

La Unión de Hoy ofrece el mayor reportaje gráfico de esta procesión, que permite a los lectores conocer la preparación de los protagonistas dentro de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, desde donde ya salen formados los tercios y en donde se escuchan los primeros vivas hacia las imágenes. Ahí, el equipo de Iglesia ofrece una perfecta coordinación para que cualquier detalle no empañe lo que va a ser una gran noche y que en esta ocasión coincide con el aniversario de plata de la Cofradía del Santísimo Cristo de los Mineros.



Al cruzar el pórtico del templo, una multitud espera. La procesión avanza por la ciudad en su estación de penitencia. No llueve. Parecen confirmarse los buenos augurios y desterrarse los negativos. Sin embargo, ese riesgo provocó que las tradicionales saetas que los triunfadores del certamen nacional unionense ofrecen a las imágenes se trasladasen al final de la procesión, pues así, caso de que viniera el agua, la recogida se podría efectuar en poco tiempo. Y así fue. Sonaron las saetas tras el encuentro de Jesús con su madre. Después fue la recogida, curiosamente cuando comenzó un ligero chispeo. Fue el final de otra mágica noche de Pasión en La Unión.






Imprimir